CONADE - México
WWW.CONADE.GOB.MX

Boletín del sábado 14 febrero

Portal CONADE
CONADE
México, D. F.
 
Conade La campeona mundial juvenil se encuentra en su segundo ciclo olímpico con miras a Río 2016.

Un día con Tamara Vega

A sus 21 años de edad, la chihuahuense Tamara Vega Arroyos figura ya como uno de los más grandes exponentes del pentatlón moderno a nivel mundial, con un título del orbe en la categoría juvenil, uno más por equipos como junior y un bronce panamericano en categoría de adultos.

“Comencé en el pentatlón a los 14 años. Yo era nadadora junto con mi hermana, pero en natación realmente nunca destaqué. En ese entonces iniciaba la Asociación de Pentatlón de Chihuahua y a los niños que no clasificaban a la Olimpiada Nacional nos metían a penta a correr, a hacer esgrima y a montar los caballos. A mí me llamaba mucho la atención la equitación y por eso decidí meterme más a fondo”, relató la juarense.

En 2007 Tamara participó en la Olimpiada Nacional en el estado de Puebla, donde fue detectada para incorporarse al Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR).

“En esa Olimpiada me dieron un volante del CNAR, cuando regresé a Chihuahua se lo enseñé a mi mamá y ella me apoyó para hacer los exámenes. Un mes después nos llegó la noticia de que me había quedado y ahí empezó todo: a empacar las cosas, mi mamá vino a dejarme y yo me quedé aquí”.

Los primeros años de Tamara en el pentatlón no fueron sencillos debido los gastos que conlleva una disciplina que combina el atletismo, la natación, la esgrima, la equitación y el tiro deportivo, por ello uno de sus primeros grandes logros fue poder solventar por sí misma la práctica de su deporte.

“Fueron unos años bastante complicados porque no conocía nadie y no tenía todo mi material para entrenar, pero mi familia siempre estuvo ahí: buscaban empresas que pudieran patrocinarme y darme uniforme, mi mamá me apoyó muchísimo y mi entrenador también, si no tenía pistola él me prestaba para poder competir. Tuve muchas personas que me ayudaron en el camino hasta que ya llegué, cumplí bastantes objetivos, yo pude comprar mis propias cosas y ya no hubo necesidad de que mi mamá estuviera buscando cómo conseguirlas; ése fue un momento muy importante para mí”.

Tamara comenzó a competir en la categoría de adultos recién cumplió los dieciséis años de edad, en el serial de la Copa del Mundo de 2009, donde logró calificar a las finales de las fechas celebradas en la Ciudad de México y en El Cairo, Egipto. Ese mismo año participó en el Campeonato Mundial Juvenil, también en El Cairo, donde se ubicó en la octava posición.

“Llegaba a las finales pero quedaba en los últimos lugares, era la más pequeña, junto con otra compañera que iba conmigo. Desde muy chiquita ya competía con adultos pero siempre bien ubicada en el ranking de mi categoría”.

En diciembre de 2009, Tamara ganó la competencia clasificatoria para los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 2010 celebrada en Buenos Aires, Argentina, para asistir a su primer evento de calendario olímpico, donde se ubicó en la décima posición individual y en la quinta del relevo mixto, el cual corrió junto con el jalisciense Jorge Abraham Camacho Peregrina.

“Fue de mis primeros viajes, estaba muy emocionada porque empezaba a conocer el mundo, Singapur es una ciudad tan grande con edificios enormes y yo en mi vida pensé que iba a poder lograr eso: salir a competencias a representar a mi país, entonces fue como un cambio de página en mi vida que me alentó muchísimo para salir adelante. Llevaba muy poquito tiempo entrenando, como dos o tres años, no me fue tan bien como quería, pero fue una experiencia más. En ese entonces eres niño, todavía era algo más recreativo y lo importante es empezar divirtiéndote”.

Sin dejar de divertirse practicándolo, fue 2011, año en el que se coronó en el Campeonato Mundial Juvenil de Estambul, Turquía, cuando supo que el pentatlón moderno era a lo que iba a continuar dedicando su vida.

“Creo que 2011 fue el mejor año que he tenido: fui campeona mundial juvenil, clasifiqué a Juegos Olímpicos y fui tercer lugar panamericano. En ese momento supe que después de mucha austeridad y de batallar sí se podían cumplir los sueños, fue un escalón para seguir”.

Con 19 años llegó a sus primeros Juegos Olímpicos, donde una caída del caballo acabó con sus posibilidades de ubicarse en un buen lugar dentro de la competencia y la dejó en el último lugar de la tabla. Lejos de dejarse desanimar por esta experiencia, Tamara no desistió del objetivo de encontrarse dentro de las mejores del mundo y un año más tarde volvió a lo más alto del podio, esta vez en la competencia por equipos del Campeonato Mundial Junior celebrado en Székesfehérvár, Hungría, junto con la mexiquense Andrea Yumiko Ponce Portocarrero y la jalisciense Mariana Arceo Gutiérrez.

“Fue una caída muy fuerte para mí, pero esa experiencia que adquirí en mis inicios me ayudó a seguir adelante. Creo que mi desarrollo se ha seguido paso a paso, a pesar de que competí desde muy pequeña los objetivos conforme a mi edad se han dado, ahora ya no tengo más categorías pequeñas y sólo nos queda seguir entrenando para competir como adulto”.

Después de ganar bronce individual y plata en relevo mixto en el Campeonato Panamericano y Norceca celebrado en la Ciudad de México, así como plata individual y en relevo femenil en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, su siguiente parada será el serial 2015 de la Copa del Mundo que iniciará en Sarasota, Estados Unidos, el próximo 18 de febrero.

“Mi meta ahora es estar dentro de las 15 del mundo. Creo que como juvenil hice un gran papel en mi categoría pero ahora me gustaría también en la mayor. En las copas sobre todo busco dar puntos para la clasificación a Juegos Olímpicos y buscar mi lugar en Juegos Panamericanos”.

Para cumplir estos objetivos en un deporte que combina cinco, es necesario entrenar los siete días de la semana.

“Todos los días me levanto a las 05:30 para entrenar de seis a nueve, a las 10:30 me voy a la escuela, a la una regreso al CNAR para comer, descanso un rato y aprovecho para hacer algo de tarea. De cuatro a nueve entreno nuevamente y luego a cenar y dormir. Al día siguiente es lo mismo, sólo sábado y domingo no voy a la escuela, pero entrenar es de domingo a domingo”.

A las exigencias en el pentatlón se suman las de la licenciatura en Relaciones Internacionales que cursa en la Universidad Anáhuac del Sur.

“Es complicado pero sí se puede. Llevo carga mínima, aparte de que mi universidad apoya muchísimo el deporte, no sólo en cuanto a becas sino que también se toma en serio el papel del deportista, sabe que es un deportista que estudia, es una de las grandes ventajas: ellos entienden completamente que me voy a tardar un poco más de tiempo pero me van a seguir apoyando hasta que acabe la licenciatura”.

Balancear estas responsabilidades, sin embargo, no representa un sacrifico para Tamara, pues éstas consisten en dedicarse a lo que más le gusta.

“Vivo prácticamente para entrenar, la escuela y cuidarme, los momentos en los que puedo ir a mi casa o salir con mis amigos son momentos pequeños; sin embargo, no lo tomo como sacrificio porque haces lo que te gusta, y cuando haces lo que te gusta tienes que dejar unas cosas por otras, como cualquier trabajo. Además, los niños con los que entreno aquí son mi otra familia; tengo una familia aquí y otra en Chihuahua”.

Como uno de los exponentes más destacados de su deporte, Tamara se alegra por ver que el nivel del pentatlón mexicano va en ascenso con resultados internacionales en las categorías juveniles.

“El nivel de México está subiendo; hay niñas más pequeñas que ya están figurando y que en cuatro años pueden ser las próximas representantes. A ellas me gustaría decirles que es un camino difícil, que se necesita mucho trabajo, nada te lo van a regalar, pero sí se puede si te entregas completamente. Si trabajas de una manera sana sin afectar a los demás, la vida te lo va a recompensar y vas a salir adelante, y todos los logros que tengas van a ser tu premio por todo tu esfuerzo”.


FRASE

“Sé que después de mucha austeridad y de mucho batallar sí se pueden cumplir los sueños”.


FICHA TÉCNICA

Nombre: Tamara Vega Arroyos
Fecha de nacimiento: 15 de marzo de 1993
Entidad: Chihuahua
Disciplina: Pentatlón moderno
Logros destacados: Campeona mundial juvenil individual en Estambul 2011, campeona mundial junior por equipos en Székesfehérvár 2013, bronce Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, bronce individual y plata por equipos en el Campeonato Panamericano y Norceca de México 2014, plata individual y por equipos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, participación en Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 2010.