CONADE - México
WWW.CONADE.GOB.MX

Boletín del sábado 28 febrero

Portal CONADE
CONADE
México, D. F.
 

Un día con Aída Román

La arquera mexicana Aída Román se alista en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR) para los compromisos nacionales e internacionales que sostendrá este 2015, como las copas del mundo y Juegos Panamericanos, eventos que forman parte del segundo ciclo olímpico de la medallista capitalina.

Román Arroyo, quien recientemente fue galardonada por la Federación Internacional de Tiro con Arco (FITA, por sus siglas en inglés) como la mejor arquera del mundo en 2014, luego de una votación realizada vía internet, vive a sus 26 años de edad el ser referente de su disciplina y del deporte mexicano, situación que la llena de alegría y presión a la vez.

“Me siento contenta y con un poco de presión, pero también yo buscaba ser la mejor, y si soy quien quiere hacer así pues qué bueno, y espero que también mis compañeros se contagien de ese espíritu ganador; es una buena generación en la que me desarrolle tirando, es gente que está dispuesta a hacer su mayor esfuerzo, gente que busca ser parte de los número uno en el mundo, así que creo es una bonita experiencia con mis compañeros”.

La medallista centroamericana y olímpica en Londres 2012, a 16 años de haber iniciado en el tiro con arco, recuerda la manera en que llegó a este deporte y las complicaciones que incluso hoy en día sigue teniendo.

“Fue a raíz de que mi papá entró a un curso de tiro con arco y le pedí que me llevara, el hecho de tirar era súper emocionante, siempre me gustó tirar, nunca había visto tiro con arco, y cuando lo vi me encantó. Lo vi por primera vez en el curso, que fue en el Paralímpico y a partir de ahí me dieron más oportunidad, luego de pertenecer a una asociación y poco a poco con las competencias me fueron envolviendo más en el deporte.

“He encontrado de todo en todos momentos, aun todavía ganando grandes eventos se siguen teniendo muchas dificultades, muchas de tipo administrativas, otras de tipo económico porque nosotros no tenemos las posibilidades de darnos un viaje a Europa por cuenta propia, y a partir de que quedas en selección la misma federación se hace cargo de los gastos. Detalles como el arco, el equipo es muy caro, al ritmo del alto rendimiento que llevamos nosotros el arco se tiene que estar cambiando cada seis u ocho meses por el desgaste que tiene.

“La misma convivencia, las mismas exigencias, todos esos detalles marcan mucho, la exigencia propia, la de las autoridades pidiéndote más y a lo mejor no estás en la mejor etapa; a veces la misma convivencia suele ser difícil”.

Asimismo, asegura que uno de los momentos con mayor presión en su carrera deportiva fue a un mes de los Juegos Olímpicos de Londres, para los que aún no tenía su participación asegurada.

“Cuando no teníamos los pases para los Juegos Olímpicos de Londres, y un mes antes lo conseguimos, estábamos a punto de no ir, era un equipo en que los chicos ya se habían clasificado y tenían todo y nosotras no, no nos podían dar todo, entonces fue mucha presión pero sabes que lo tienes que sacar, pero bueno al final todo salió muy bien, nos trajimos dos medallas”.

Un palmarés destacado a nivel nacional e internacional ha brindado a Aída la experiencia suficiente para poder sortear toda clase de situaciones, con la paciencia y el respeto como sus mejores aliados, además del aprendizaje que recibe incluso de sus errores.

“Es cuestión de tiempo el que va poniendo las cosas en su lugar y un poco de paciencia, la misma tolerancia en el equipo y también con respecto al equipo, puedes estar necesitándolo y se te rompen unas ramas o el equipo no está funcionando bien; sobre la convivencia, debe haber respeto, y gracias a este, ayuda a que las cosas se pongan más estables y podamos todos crecer al mismo tiempo.

“No me arrepiento de nada, porque si no, no hubiera aprendido, y sí tuve errores, si no, no tendría esa experiencia y ese conocimiento, así que estoy agradecida también de hasta de los errores, porque hasta de los errores se aprende”.

Aunque la originaria de la Ciudad de México ya pertenece a la élite del deporte mundial en su disciplina, busca seguir mejorando sus marcas, pese a los sacrificios, y asegurar su lugar en los olímpicos de Río de Janeiro.

“Ahora un sacrificio fue dejar la universidad, la carrera de psicología, para mi es más importante tener este nivel, los estudios los puedo continuar en cualquier momento, el nivel deportivo no siempre se puede tener, así que opte por esta decisión y ha salido muy bien.

“Todo mundo busca el campeonato del mundo, así que esperemos lo más posible estar dentro de las primeras y buscar las plazas olímpicas, es lo primordial, no solamente para mi sino también por equipos, ojalá tengamos esa oportunidad”, enfatizó.

Aída buscará brillar en el próximo selectivo nacional donde se conformará a la preselección A y B, en la que los primeros cuatro asistirán a las dos primeras copas del mundo, y en la segunda edición del serial, se definirán los tres primeros boletos a Juegos Panamericanos y campeonato del mundo.

FRASE

Quiero mejorar mi nivel, si me gustaría mejorar mis marcas, subir mis promedios en ronda individual, es a lo que aspiro

FICHA TÉCNICA

Nombre: Aída Román Arroyo
Fecha de nacimiento: 21 de mayo de 1988
Entidad: Distrito Federal
Disciplina: Tiro con Arco
Logros destacados: campeona mundial bajo techo Nimes 2014; subcampeona olímpica en Londres 2014; primer lugar por equipos y bronce individual en Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y ocho veces campeona y dos subcampeonatos en Juegos Centroamericanos y del Caribe.